Culturas

Siwan Tinamit. La historia maya

Más de la mitad de la población guatemalteca es indígena. Foto: Ana Bueno Bayo.

Esta semana, de lunes a jueves, una delegación del Parlamento Europeo para las Relaciones con los Países de América permanecerá en Guatemala, con el objetivo de mantener reuniones con el presidente Álvaro Colom, y máximos representantes del gobierno, empresariado y principales entidades sociales de este país centroamericano.

Esta visita coincide con la actual crisis que vive este país, donde el 80% de la población vive en la pobreza y otro 35% en extrema pobreza. Los europarlamentarios al margen de sus reuniones con los funcionarios de alto rango y con representantes de las diversas entidades sociales y poderes, seguramente palparan cómo afecta la crisis financiera internacional a la economía guatemalteca, que tiene como principales perjudicados a los más vulnerables. La población indígena, las personas mayores y los jóvenes, que son los que se llevan la peor parte de este futuro pintado de incierto, con pocas posibilidades de trabajo y recursos.

Cuando se habla de Guatemala no se puede hacer sin recordar que más de la mitad de su población es indígena, un 70%, según detalla Henry Morales, experto en Economía del Desarrollo y Cooperación Internacional y miembro del Movimiento Tzuk Kim Pop, que agrupa a organizaciones sociales y no gubernamentales comprometidas con la transformación social, económica, política y cultural del país, trabajando principalmente en la zona del altiplano occidental de Guatemala.

Si en los países desarrollados como España hablamos de crisis, en “Guatemala estamos viviendo una sobrecrisis”, asegura Morales, que subraya que en su país el equilibrio económico se consigue a través de las remesas de los inmigrantes que viven en Estados Unidos, que oscilan en 1,5 millones de personas, del total de la población del país, 13 millones  “Pero en la actualidad, como efecto de la crisis internacional, las normativas legales se han endurecido, hay una criminalización de la inmigración ilegal, lo cual repercute en sistemas fiscales más injustos, con mayores pagos que dificultan la subsistencia de las familias que viven en Guatemala”.

Un repaso por la historia del país hasta llegar a la situación actual es lo que ha materializado el Movimiento Tzuk Kim Pop a través del documental: “Siwan Tinamit. Nación maya: Lucha y esperanza”, que se estrenó hace unas semanas en Zaragoza y pretende ser un material crítico que fomente el debate, la crítica y que apunte a la reflexión histórica. “Desea ser un instrumento para que no caiga en el olvido la historia de nuestro pueblo, mantener la memoria histórica de nuestras milenarias y dignas luchas por la libertad y justicia”, apunta Morales, que ha participado en la realización de este video. Detalla que se trata de un video testimonial, compuesto por entrevistas, imágenes de archivo, que hacen un viaje desde los efectos de la conquista española, a la independencia, pasando por los cambios políticos, los 36 años de conflicto armado (1960-1996), los acuerdos de paz, las crisis políticas, hasta llegar a la actualidad.

Henry Morales, en su visita a Zaragoza para presentar el documental "Siwan Tinamit".

Siwan Tinamit es el nombre con que bautizaron las poblaciones indígenas prehispánicas al territorio de Guatemala. Traducido significa “lugar entre barrancos”. Un viaje al pasado y también al presente propone este documental, que ofrece testimonios de los principales líderes indígenas del país. Al tiempo que habla de cuestiones políticas, económicas y sociales, también recuerda cuáles son los valores de esta cultura milenaria y aclara que el “2012 para la cultura indígena no es el fin del mundo, sino el cierre de un círculo de dolor y sufrimiento, que trae la posibilidad de entrar en un nuevo ciclo de vida”, aclara este experto en Economía del Desarrollo y autor de diversas investigaciones centradas en la cooperación.

Este documental ha sido posible gracias a la financiación de la Consejería de Servicios Sociales y Familia del Gobierno de Aragón, que establece partidas de cooperación a diversas oenegés y en este caso ha cubierto los gastos de este video, realizado por  Henry Morales y Ana Bueno Bayo, cooperante del Comité de Solidaridad Internacionalista de Zaragoza, oenegé que lleva años trabajando conjuntamente con el Movimiento Tzuk Kim Pop en un proyecto en el Altiplano Occidental, donde el 90% de la población vive en condiciones de precariedad.

Este video  se convierte así en un “instrumento de trabajo para las nuevas generaciones guatemaltecas”, para que conozcan su historia y los retos que se plantean en el futuro, porque según explica Henry Morales, “en las escuelas apenas se trasmiten determinadas partes de la historia, como el conflicto armado, o la situación de precariedad y de injusto reparto de riqueza que vive el país”. Estos son los retos planteados en 62 minutos, con el fin de “poner en la mesa los temas de debate actuales y los temas tabú, que saquen a la luz las diferentes corrientes ideológico- políticas, con protagonismo de los indígenas”, concluye Henry Morales.