Culturas

Remezclar la cultura (y la democracia)

¿Qué fue antes, el código fuente o la remezcla?

[audio:http://blip.tv/file/get/Quiereshacerelfavor-86NoTieneFin647.mp3]
¿Quieres hacer el favor de leer esto, por favor? No tiene fin. Escucha el programa aquí, descárgalo o suscríbete [Blip.tv | RSS | iTunes]


Para empezar, os vamos a contar un secreto: Código fuente: la remezcla es un libro que no tiene fin. Y la revolución iniciada el 15 de mayo tampoco.

Hacía mucho tiempo que queríamos dedicar un espacio al libro producido en el entorno del Festival ZEMOS98 (presentado en su undécima edición, 2009), Código fuente: la remezcla. Éste es un libro-palimpsesto que revisa muchos de los conceptos de los que están hechas las sucesivas ediciones de esta cita, así como buena parte de su trabajo diario; al mismo tiempo, revisa conceptos críticos y centrales dentro de nuestra cultura contemporánea: copia, original, remezcla, creación, reutilización, sampleo, cita, puente, transgresión.

Una de las dos mitades de este combo de radio ha colaborado en varias ocasiones con el equipo ZEMOS98. La otra los mira y admira y ha leído el libro de principio a fin, sabiendo que ciertas cosas -la remezcla y retroalimentación en la cultura, que es su tema- no tienen fin. Con las voces de Pedro G. Romero, artista y colaborador, y Felipe G. Gil, uno de los editores-remezcladores del libro junto a Mar Villaespesa, hemos explorado algunos aspectos inscritos en el libro y otros proyectos en torno al Festival.

Cultura y revolución están entrelazados. Podrán depauperar el sistema educativo, pero tendremos las redes. Educar para el pensamiento crítico y expandir el conocimiento es uno de los leit motifs de los pequeños-grandes trabajadores de la cultura, y pasa también con editores guerrilleros como Enrique Murillo. En Libros del Lince, acaba de dar a luz a un libro, Las voces del 15M, que recoge fragmentos, pensamientos y declaraciones de muchos de los que han vivido estos dos meses de acampadas y movilizaciones en primera persona.

La cultura y la revolución se hacen desde las bases. Lo estamos viendo, lo estamos viviendo. Y esto, como decíamos al principio: no tiene fin.

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie