ocultar/mostrar banner

Culturas

Millones de ojos sobre Irán

1001 iranes, de Firouzeh Khosrovani, reflexiona sobre la distorsión de la mirada occidental

Los directores de la nueva ola de cine iraní usan la metáfora para evadir la censura

Firouzeh Khosrovani durante el Festival MiradasDoc, celebrado la semana pasada en Tenerife

Fotografias a todo color de las bodas del Sha de Persia en las revistas del corazón, imágenes del telediario de manifestaciones, guerras y censura. En la memoria colectiva tenemos unos recuerdos de Irán, la mayoría creados por los medios de comunicación.

El documental de la cineasta iraní, Firouzeh Khosrovani, 1001 irans (1001 iranes) analiza esas visiones, muchas alejadas de la realidad, que millones de personas tienen sobre su país. Esta cinta fue la encargada de clausurar el pasado sábado el Festival Internacional de Cine Documental de Guía de Isora, MiradasDoc, en el sur de Tenerife,  que se consolida tras cinco años en su propuesta de mostrar realidades de ese sur que no llega al norte.

La cineasta y periodista Khosrovani comenzó a interesarse por la percepción que se tenía de su país cuando estuvo en Milán estudiando Bellas Artes. Sus compañeros no paraban de hacerle preguntas, entre ellas, cómo su familia la había dejado ir a estudiar sola al extranjero. “Tenían muchos clichés que no se correspondían con la realidad”. Entre los tópicos que más prevalecen y que recoge 1001 irans se encuentran la confusión de Irán con Irak, la lapidación, la bomba atómica, la guerra, el burka…

El cine ha abierto la puerta a una imagen más positiva de Irán, de su pueblo joven, valiente y tecnológicamente desarrollado. “Hay un cine muy valiente e internacionalmente conocido”, afirma la documentalista. A pesar de la censura. Abbas Kiarostami, Bhamam Ghobadi, Jafar Panahi, la familia Makhmalbaf son algunos de los cineastas que pertenecen a la nueva ola de cine iraní que han vivido la censura en su país a pesar de que sus películas triunfan fuera de sus fronteras.

Fotograma de 'El caballo de dos piernas', metáfora de un país

Una censura que les obliga a agudizar el ingenio para buscar metáforas con las que explicar lo que quieren contar. Ese es el caso de la película El caballo de dos piernas de Samira Makhmalbaf, en la que la cineasta cuenta la historia de un joven campesino que tras una competición es elegido para trabajar por un dólar al día a cambio de llevar a cuestas a un niño minusválido a clase, bañarlo, jugar con él… Se crea una relación de amistad entre ambos, pero el niño discapacitado quiere un caballo de verdad.

Esta película esconde en sus imágenes una historia de opresión y crueldad, con tintes surrealistas, que quiere representar la situación del pueblo iraní. Samira Makhmalbaf, en esta ocasión, tuvo que rodar fuera de Irán porque no recibió permiso para trabajar en su país. Durante el rodaje el equipo sufrió un atentado en el que hubo seis heridos, uno de los cuales moriría unos meses después. A pesar de la polémica, El caballo de dos piernas recibió el Premio Especial del Jurado del Festival de San Sebastián en 2008.

El crítico cineasta Jafar Panahi ha sido encarcelado en varias ocasiones, la última el marzo pasado que provocó que no pudiera asistir como jurado al Festival de Cannes.

Las prohibiciones hacia el cine en Irán han ayudado a crear un cine metafórico y minimalista como el de Abbas Kiarostami que ha chocado con la censura en su última película Copie conforme protagonizada por Juliette Binoche, que se hizo con la Espiga de Oro en la Seminci y  Binoche consiguió la Palma de Oro de interpretación femenina en Cannes. Esta cinta no vulnera las estrictas normativas impuestas al cine como pueden ser la vestimenta de las mujeres o el contacto físico. Tal vez las lágrimas de Binoche en Cannes al enterarse de que Panahi estaba encarcelado y no pudiera acudir al festival o las palabras de Kiarostami pidiendo su liberación tuvieran algo que ver.

Son muchos los cineastas iraníes que enseñan su realidad, que gritan lo que sucede en su país como es el caso de Bhaman Ghobadi quién en No ones knows about Persian cats (Nadie sabe nada de gatos persas) hace un recorrido por la música underground de su país, en clave de docudrama. Cinta censurada que cuenta la historia de una pareja que quiere salir de Irán para poder hacer música. “Aquí no se puede tocar la música que quieras, aquí no se puede decir lo que te dé la gana”, dice uno de los protagonistas en la cinta.

Debido a los controles del gobierno los documentales sólo se exhiben fuera del país, a pesar de que las autoridades lo sepan. La cineasta Firouzeh Khosrovani explica que el penúltimo trabajo que ha rodado sin el permiso de su país aún no le ha creado problemas. Afortunadamente nunca ha tenido una mala experiencia que muchos amigos si han tenido. “Las autoridades tienen mucho miedo de las imágenes que salen del país, de la represión, de la violencia”, reconoce Khosrovani, quién  afirma contundentemente que “ellos –las autoridades- tienen más miedo de nosotros que nosotros de ellos, han visto que somos muchos, aunque tenemos un miedo que está incorporado en nuestra identidad”, admite la cineasta que aún no ha podido estrenar sus trabajos en su país. En la conversación con Khosrovani se cuela la esperanza para el futuro, “esperamos mejores tiempos para Irán”.

Más info sobre

, , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

1 comentario

  1. Deise Simonis

    He tenido el placer de conocer a la encantadora Firouzeh el año pasado en el festival MUJERDOC en Soria, dónde presentaba su película “Rough Cut”, y posteriormente nos encontramos en Madrid, dónde ella estaba realizando entrevistas para el documental “1001 irans”. Me alegra mucho saber que la obra ya está terminada y espero que alcance el mismo reconocimiento de su obra anterior “Rough Cut”. Aún no he visto la cinta, pero imagino que tenga la misma calidad, sensibilidad y maravillosa estética de la anterior. Agradezco a periodismo humano por la información. Espero que tengamos la oportunidad de ver la obra y la cineasta en breve en Madrid.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

De referencia

Allowing Gaps in Your Medical Treatment El fotográfico

Don’t delay getting medical care, following your doctor’s advice, and following up as prescribed. Failure to do so will become “evidence” that [...]
-->