ocultar/mostrar banner

Culturas

“Luz en Hipocratia”, retrato de la humanidad en los hospitales

La pintora Emma Cano inaugura una exposición con su trabajo "Luz en Hipocratia".

"Cuando el azar me hizo conocer a Salvador nunca hubiera imaginado que su amistad iba a abrirme en la pintura un camino inédito para mí, ni que tendría la posibilidad de vivir intensas y nuevas experiencias que marcarían mi vida quizás para siempre. Su propuesta fue audaz: buscar el lado humano de los hospitales para después llevar mis impresiones al lienzo. Quería que fuera sus ojos, que viera lo que él ve y lo interpretara".

La exposición se inaugura en el Palacio del Conde de Toreno, Oviedo. Abierta hasta el 18 de Octubre.

Detalle de “Cirujana en el pasillo de quirófano”

“Con sus luces y sus sombras, con todos los matices que fuera capaz de captar. Ha sido fácil
encontrar inspiración, pues la vida, puertas adentro de un hospital, rebosa humanidad.
Para empezar, el ir «disfrazada» de personal sanitario para pasar desapercibida me
ha hecho sentir que la gente me trataba desde un respeto y una confianza nuevos para mí.

La distancia se acorta a la hora de hablar de intimidades. Las poses se pierden. En
un hospital los hombres son esencialmente lo que son. La confianza adquiere un sentido
absoluto. Los pacientes saben y sienten que el único motivo de que estés a su lado es que
les vas a ayudar. Esa tremenda entrega me creaba, de alguna manera, la obligación de
implicarme en las miserias de otros. Y de paso, a veces fugazmente, también en sus alegrías.

He sido parte a la vez que observadora de una encrucijada de vidas que coinciden
en un punto presente, intenso. Me he sentido envuelta en un torbellino de emociones,
contagiada por los sentimientos de los demás, impregnada por sus lágrimas y enternecida
por sus anhelos

Médicos, enfermeras, acostumbrados a tocar la miseria del hombre, se pasean
dando recetas, consejos, derrochando ternura y comprensión. Son capaces de combinar
esa suerte de amor que profesan a la humanidad, con una especie de distancia que les
protege del contagio del dolor de otros. Con todo, se angustian, sufren, se encariñan con
los pacientes, con los que a veces establecen una verdadera relación de amistad.

La enfermedad nos hace más conscientes de que la vida es tan maravillosa como frágil.
Enfrentarse a esa fragilidad nos ayuda a continuar. Vivimos con la muerte echándonos
vaho en la nuca. Disfrutemos mientras podamos. No hay una segunda oportunidad. Estos
meses he aprendido que es inútil esconderse del dolor y la muerte como si fueran ajenos a
nosotros, y no parte de nuestra esencia como seres humanos.

He agrupado los cuadros del catálogo en cuatro bloques temáticos, cada uno definido
por la palabra que mejor concentra lo que más me ha impresionado a lo largo de este año:
Entrega, Espera, Rutina, Vida.

Como en un juego ilimitado, releo esta elección de palabras y me evoca otra, igualmente
válida e intensa para describir lo que he sentido: amor, incertidumbre, esperanza,
trabajo… Combínense como se desee. Lo único que espero es haber podido transmitir con
mi pintura una ínfima parte de la brutalidad, el amor y la humanidad que se me regaló al
hacer este trabajo”.

Emma Cano

En la sala de espera.

Hombre paciente.

Enfermo doliente y soledad

Espera
El tiempo en suspenso.
Horas que ya no son horas, sólo eternidad o apremio.
Días que pierden su identidad en una sucesión de esperas encadenadas.
Esperar el diagnóstico, al médico, a las enfermeras.
Esperar una voz, unos labios fruncidos en la frente, un pulgar señalando al cielo,
una carcajada que resuene cerca, el sueño…
Esperar la sanación, el quirófano.
Esperar la muerte.
O el sol, una vez más.
Ya no hay días ni noches, sólo esperas amontonadas.
El goteo del suero mide el tiempo en una nueva dimensión.
Paciencia y soledad.
Incertidumbre y esperanza.
La vida en suspenso.

Un ángel.

 

Mi vida en tus manos

 

.

 

Epidural a una anciana desnuda

 

 

En la habitación 107

ENTREGA

La vida en tus manos.
Un enfermo se desnuda ante un extraño. No se resigna aún, la esperanza le vence por ahora.
No siente pudor.
Escalofríos, sempiterna incertidumbre.
Se deja observar, se deja tocar, se estremece.
Y la enfermera ilumina con su sonrisa las sombras del dolor.
La completa desnudez.
La ternura, el amor a otros.
El enfermo sostiene su esperanza con las manos, en un cofre de plata y esmeraldas.
La entrega absoluta. Su tesoro más amado.
El cirujano lo llena con toda su voluntad, con su sudor, con sus manos dadoras de existencia.
Es el ángel custodio de su sangre y de sus entrañas.
Revuelve en su interior, corta, explora, persigue el mal, decide en segundos.
Responsabilidad extrema. Entrega total.
La vida en sus manos.

El equipo de trauma

 

Inma por la mañana

 

Terminando la tarea en silencio

 

El médico de la UCI

Rutina

Mi tiempo es el tuyo.
Rutina.
Nueva cada día, en cada enfermo renovada.
Trabajo meticuloso. Cansancio. Agotamiento.
El engranaje del hospital funcionando como un sistema ordenado, previsible.
La vida imprevisible.
Cada mañana una sonrisa cálida, luminosa. Unas manos diligentes y hábiles que manejan
el ánimo de los débiles, que controlan su dolor.
Dejarse llevar por ese fluir de actuaciones rutinarias en el deambular de enfermeras,
auxiliares y médicos.
Se pasean entre penalidades, trabajando concienzudos, con precisión milimétrica,
dispensando ternura y eficacia.
El paciente ya sabe interpretar el color de sus voces. Y se dice a sí mismo que todo va bien,
que el doctor hoy sonaba a hierba caliente junto a un mar en calma.
Se abandona en sus manos, resignado a toda suerte de suplicios con la esperanza de
recuperar la salud.
El deseo de vivir
Sabedor de la fragilidad de ese regalo maravilloso llamado vida.
Y el gotero comienza una vez más a medir el tiempo.
Mi tiempo, que aquí es el tuyo, el vuestro.
Se suceden los soles y las lunas. Y de vez en cuando el mundo se detiene en una
habitación.
Dejarse hacer. Entregado. Cada día. La rutina conocida.
Confiar

Arcoíris

 

La vida en la mano

 

Francisco y la luz de los días

 

Retablo

 

El último viaje

Vida

El presente, desnudo, en un tiempo de nuevo suspendido.
Acelerado, relentizado.
Desconcertante, deambula en un limbo de luces y sombras, de miedos y certezas.
Se impone con su realidad cruda a un pasado añorado, a un futuro incierto.
A veces alimenta la esperanza, otras la destruye.
La enfermedad es una parada en el viaje de la vida. De nuestras vidas. Una pausa obligada
lejos de la realidad cotidiana.
Entre extraños.
Una encrucijada de destinos que coinciden en un ahora desconocido, íntimo, involuntario
y compartido.
Las emociones se intensifican, concentradas en ese punto que atrapa a todos y a todos
iguala, despojados de cualquier adorno.
Amor
Soledad
Depresión
Miedo
Alegría y Dolor Resignación o Esperanza
Agradecimiento
El enfermo constata una certeza: su profundo deseo de estar vivo. Y se desgarra la voz
llamando a gritos a la vida si ve su sombra alejarse.
Es entonces cuando también son medicinas los días soleados de septiembre, los tonos
granates de las enredaderas en otoño, el sabor de las frutas dulces, el olor de los bebés.
Sabe que la muerte siempre camina a su lado, pero ya no tiene miedo.

.

Dibujos

Cirujana en el pasillo de quirófano.

 

Retrato de un almirante.

 

Un atisbo de esperanza.

 

Tierna rutina

 

Recuerdo de juventud

 

Resignación

 

El llanto del pianista

.

.

Biografía de Emma Cano

.

Nací pintora, aunque no sé a qué edad hice mis primeros trazos, con un lápiz desgastado o manchándome las manos, torpes aún, con ceras de colores. En los primeros recuerdos que conservo de mí misma está presente mi pasión por el dibujo y la pintura. Mi vocación siempre ha estado definida: “Voy a ser pintora”.

Y enganchada a mi pasión como un drogadicto a su dosis, la vida ha dado mil vueltas, pero yo he seguido pintando, sin que importara el motivo o la técnica, experimentando con murales decorativos, retratos o ilustraciones, dibujo al carbón o cuadros al óleo.

Soy natural de Asturias, así que mis ojos se acostumbraron pronto a disfrutar de la belleza natural de los paisajes, de verdes intensos que casi se pueden oler, de la bravura del mar y la serenidad imponente de las montañas. Allí tuve la suerte de aprender, cuando aún era una niña, de un maestro del paisaje: César Pola, quien supo inculcarme la fascinación que siento por pintar en plena naturaleza.

Más tarde acudí a clases de dibujo y modelado en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, y como en mi ciudad no existía facultad de Bellas Artes me licencie en Filología, así que podría decirse que soy semiautodidacta.

Mi juventud transcurrió entre tonos tostados, amarillos y sepias del desierto almeriense. Allí pinté murales, retratos de turistas, dibujos y cuadros de los paisajes áridos de la zona y de las gentes que se ofrecían a posarme. He dibujado también en Berlín o en Finlandia, en Canarias o en Madrid… Allá donde estuviera, mis trazos siempre han bailado libres, imparables…

Desde 1991 vivo en Mallorca. Aquí trabajo como ilustradora y fotógrafa de la revista Missèr, que edita el Colegio de Abogados de Baleares. He tenido la fortuna de ser elegida para retratar a personajes ilustres de la abogacía, y la Real Academia de Medicina me encargó en 2001 un retrato del rey para su sede en Madrid.

Hacer ilustraciones me gusta y divierte especialmente, porque los temas legales o judiciales son muy abstractos y difíciles se sintetizar en un dibujo, y eso constituye un reto para mi creatividad.

En esta preciosa isla he hecho varias exposiciones y trabajado en diferentes proyectos que me atraían, como trampantojos o murales, para casas privadas u hoteles. Además, mi obra ha sido galardonada con algún que otro premio.

Aunque mi pintura es figurativa no me siento identificada con ninguna escuela o estilo en concreto. Quizás el hecho de ser autodidacta me ha liberado de esta clasificación. Siempre palpita en mis dedos, mi mirada y mi pensamiento el aleteo libre de quien se expresa con la belleza.

www.emmacano.com

 

.

Más info sobre

, , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

37 comentarios

  1. Anartomía de un instante

    que maravilla¡¡¡¡¡
    que sensibilidad¡¡¡¡
    me gusta mucho es muy buena pintora esta
    niña enhorabuena por el trabajo

    • Fefi

      Que belleza y que sensibilidad muy hermoso lo que he visto sin duda una artista y grande porque quien transmite sensaciones a trabes de sus trabajos solo lo puedem hacer grandes personas y con una gran humanidad y sobre todo libre expresando lo que ve y lo que siente muy bonito…

  2. Carlos

    Impresionante!
    Que manera de captar sentimientos y sensaciones.
    Pero dónde estaba esta mujer metida?. Luego nos bombardean con “artistas” sin talento y pero con mucho cuento…

  3. Victor Zas Salvia

    “Siempre nos dicen que tal o cual cosa o acto esta a medio camino o , camino del cielo . Pero de estar alguien a , mitad de camino de ese algo , son sin duda ellos y ellas y su Luz la Hipocratia .”_ VZs .

  4. [...] “Luz en Hipocratia”, retrato de la humanidad en los hospitales   periodismohumano.com/culturas/luz-en-hipocratia-retrato-d…  por raulina123456 hace nada La pintora Emma Cano inaugura una exposición con su trabajo "Luz en Hipocratia". "Cuando el azar me hizo conocer a Salvador nunca hubiera imaginado que su amistad iba a abrirme en la pintura un camino inédito para mí, ni que tendría la posibilidad de vivir intensas y nuevas experiencias que marcarían mi vida quizás para siempre. Su propuesta fue audaz: buscar el lado humano de los hospitales para después llevar mis impresiones al lienzo. Quería que fuera sus ojos, que viera lo que él ve y lo interpretara". etiquetas: arte, pintura negativos: 0   usuarios: 1   anónimos: 0   compartir:         window.___gcfg = {lang: 'es'}; $(function () { $.getScript("https://apis.google.com/js/plusone.js&quot ;) ; }); sin comentarios cultura, arte karma: 18 GA_googleFillSlotWithSize("ca-pub-8059464308672801", "link-468×60", 468, 60); [...]

  5. Carmen

    Qué belleza y sensibilidad. Me ha encantado. Pero dónde estaba esta magnífica pintora??? Sus cuadros son tan reales como la vida misma.

  6. Felicitaciones Emma!
    Es tan real tu arte,mantienes en tus trazos la realidad misma de la vida.

  7. María Dolores Lozano

    Como trabajadora sanitaria me he sentido muy identificada con tu pintura, has sabido captar muchos de los momentos que cotidianamente vivimos. Gracias por hacer visible el trabajo que se realiza en la sanidad, porque en algún momento de nuestra vida todos hemos sido, somos o seremos pacientes.

  8. Enriqueta padilla

    Que sensibilidad! me encanto, como trabajadora en el sector salud..es tan real. Felicidades !!

  9. Maria del PIlar Tejonero Alvarez

    Que emoción y a su vez ternura me transmite la pintura del llanto del pianista sobre todo porque has sabido plasmar la resignación y conformidad que en ese momento le transmitía la doctora .
    La pintura de la cirujana en el pasillo es auténtica. Representa a ella agotada y derrotada después de un duro y largo día .

  10. Maria del PIlar Tejonero Alvarez

    Que emoción y ternura me produce la pintura del llanto del pianista porque has sabido plasmar la resignación y conformidad que en ese mismo instante le transmitía la doctora.
    El de la cirujana en el pasillo es auténtico refleja toda ella agotada y deseperada de un largo y duro día.

  11. Enfermera Granadina

    Enhorabuena Emma¡¡ Que forma mas bonita de retratar la realidad en el hospital y sus areas mas criticas. Te felicito por el acierto en la optica y en los momentos que has retratado, me parecen los mas importantes y relevantes para el mundo del cuidado y la salud en un hospital¡¡
    Espero que pronto puedan traer tu obra a Granada.
    Un saludo

  12. Rosa

    Enhorabuena por este magnífico trabajo.

    Me ha emocionado la sensibilidad con la que ha sabido captar la esencia de un lugar que casi nunca nos es grato visitar…

    Gracias por compartirlo.

  13. Bruno Philippe

    Chapeau! Tan real que emociona! Felicidades.

  14. Mari Trini

    Soy mayor 62 años ,admiro el talento ,para captar el sufrimiento o la alegría ,esta pintora tiene ese talento retrata el alma .Mis felicitaciones a esta artista que trata con tanta sutileza ambientes duros y con sus pinceles los vuelve bellos.

  15. MIRIAM

    SOY MEDICO, Y CIRUJANA. PUEDO DECIR QUE HICISTE REALIDAD UNA PINTURA. POCA GENTE SABE LO QUE ES VIVIR EN UN HOSPITAL, LO QUE SENTIMOS, LO QUE SUFRIMOS TAMBIEN CON EL DOLOR AJENO. QUE MAS DECIR, FANTASTICO TRAAJO. ME ENCANTARIA VERLO PERSONALMENTE.

  16. Lourdes

    Felicidades por tu obra, son un regalo que ahora mismo voy a compartir con mi hija, (futura enfermera) que cada dia nos cuenta una realidad como la que tu plasmas en tu obra.
    Gracias

  17. Ernesto Jose

    A Argentina te he mandado para que una amiga cardióloga disfrute de tu realismo y sensibilidad.que buen ojo tienes tia!! tus manos crean vida hasta donde hay poca y de mala calidad.

  18. Pues, no tenía el gusto de conocerte, me pareces una pintora excepcional, sencillamente. Tus pinturas cuentan historias, hay muy buen hacer en ellas. Te felicito.

  19. Fina

    Me ha encantado, cualquiera diría a la visa de tus cuadros que no perteneces al mundo sanitario. Enhorabuena ¡¡¡¡¡

  20. Alba

    Buenos días. He llorado porque estoy en un momento en ralación con la vida,pasaré por un quirófano y mi abuelo a punto de morir por cancer.Me ha tranquilizado saber que con la anestesia ves un arcoiris…jeje!! Enhorabuena por tu trabajo.

  21. antonio

    que gran trabajo¡¡¡¡…especialmente “Inma por la mañana” porque refleja la profesionalidad y al mismo tiempo la dulzura de nuestras maravillosas enfermeras

  22. Lola Chica

    ARTE CON MENSAJE !! Tu trabajo es una Maravilla, Muchas gracias!! FELICIDADES

  23. aurora illana fernández

    Precioso trabajo,te lo dice una enfermera,solo hay que mirar los cuadros y pensar. Que lastima no poder verlo en directo.

  24. Olga

    No tengo palabras. Me siento totalmente identificada con muchas de sus obras. Impresionante. Cuando en Sevilla??

  25. JUAN

    la fidelidad de los trazos……excelente obra!

  26. LILIANA

    Estoy absolutamente segura que tu manos pintan con el alma, se necesita además tener un corazón maravilloso y una percepción autentica de las emociones de los personajes de TU ARTE para plasmar tan hermosas pinturas, FELICIDADES Y MUCHOS EXITOS!!!

  27. maria miranda

    Nunca pude imaginar que un reportaje me emocionara tanto MARAVILLOSO

  28. maria miranda

    Nunca pude imaginar que un reportaje me emocionara tanto ,MARAVILLOSO

  29. RAFAEL RODRIGUEZ

    Como médico pero también como persona amante de la pintura, me ha encantado la sensibilidad de tus cuadros, el realismo de tus figurantes y como no, la ternura a la hora de plasmar la realidad de algo crudo pero a la vez maravilloso, la enfermedad, los pacientes, y el humanismo que a muchos de los profesionales de la sanidad nos rodea. Enhorabuena y te deseo suerte en toda tu trayectoria profesional.

  30. M.ª Ángeles

    Que binita exposición,me ha gustado mucho, refleja muy bien el sentir de la la enfermera ante la enfermedad.

  31. Manuel

    De veras me has dejado impresionado, me he visto en esos pasillos, soy Sanitario, amo mi profesión pues es vocacional aunque sea remunerada pues hay que vivir, pero al contemplar tu obra he sentido un cosquilleo como nuna antes había sentido al admirar cualquier otro retrato, oleo o lo que quiera que sea, no soy un entendido de la pintura, pero si se diferenciar cuando miro una imagen dibujada, pintada y me paro a admirar cada trazo, cada detalles, la expresión de las miradas, las arrugas, los lugares, las camas, camillas, los quirófanos, las mascarillas mis compañeros realizando su trabajo, esos pacientes en nuestras manos, et, etc, de corazón y con todo mi cariño te felicito una y mil veces, me has dejado sin palabras, admiro tu trabajo amiga Emma Cano, doy gracias por aparecer esta página en mi pantalla, te deseo lo mejor, gracias por hacerme disfrutar como lo hago día a día con mi profesión.

  32. Magda

    Estupenda obra ,ahi se ve lo que pasamos dentro de los hospitales,yo tambien soy sanitaria y que alguien pinte estas cosas que vivimos diariamente es maravilloso.Gracias Emma

  33. Cristina Hernández

    No soy sanitaria ni, afortunadamente paciente de un hospital, pero me ha emocionado tu obra pictórica, y también los comentarios escritos que la acompañan. Me sale del alma dedicar esta emoción a los profesionales de la medicina que realizan su tarea con dedicación y entusiasmo, y especialmente a un equipo de cirujanas que cada año, operan en la región de Turkana (Kenia) en condiciones que nada tienen que ver con lo que reflejan tus cuadros, y que lo hacen desinteresadamente. Gracias

  34. Q183

    Me encantó la manera en que refleja el lado humano de cubículos de fría apariencia.

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

De referencia

Allowing Gaps in Your Medical Treatment El fotográfico

Don’t delay getting medical care, following your doctor’s advice, and following up as prescribed. Failure to do so will become “evidence” that [...]
-->