ocultar/mostrar banner

Culturas

La censura, el velo de la cultura

Bahman Ghobadi presenta en España su última película, Nadie sabe nada de gatos persas

Tras la prohibir su exhibición en Irán, el director ha colgado la cinta en internet

Hichkas, grupo de hip hop iraní en Nadie sabe nada de gatos persas

Nadie sabe nada de gatos persas, la última película del kurdo-iraní Bahman Ghobadi, se estrenará en España el próximo 16 de abril. Desde hace tres meses está disponible, en versión original, on line. El motivo no es otro que invitar a los iraníes a verla y que hablen de ella ante la prohibición de proyectarla en Irán, donde el director ha enviado una copia de forma clandestina.

“El noventa por ciento del arte que hay en Irán es clandestino, se ha tenido que esconder en sus casas y esperar a poder ver la luz”, declara Ghobadi. La censura, el velo de la cultura. En esta ocasión, ya cansado de las habituales zancadillas para conseguir permisos para rodar en Irán, se lanzó a hacer una película sin los requerimientos legales. Adiós permisos. Nadie sabe nada de gatos persas está filmada con un pequeño equipo, sin repertir localizaciones, fluyendo y corriendo, con miedo a que el ojo del Gran Hermano del Ministerio de Cultura lo pescara.

Esta es una historia real y Negar y Ashkan, los jóvenes músicos que protagonizan la cinta, también lo son. Así como la clandestinidad y censura que viven los músicos underground en Teherán, donde toda influencia occidental puede tener como consecuencia la cárcel. Una historia escrita en dos días y rodada en dieciocho, en la que Bahman Ghobadi, sigue a sus protagonistas por fiestas, ensayos y conciertos de heavy metal, rock indie, hip hop y convive con sus problemas para hacer la música que les gusta en su propio país.

El director de Nadie sabe nada de gatos persas, es uno de los principales referentes del cine iraní junto a Abbas Kiarostami o Jafar Panahi, quien vuelve a estar en prisión desde el pasado 1 de marzo, tras haber estado encarcelado durante cinco años.  Su mujer, y guionista de la película, Roxana Saberi también ha estado en la cárcel. Y si la censura es el velo de la cultura, la cárcel es la tijera que corta sus alas, la creatividad. Así muchos músicos, artistas, realizadores, periodistas, bloggers e intelectuales acaban con sus huesos entre rejas: “Si a los que somos reconocidos nos meten en la cárcel imaginad qué les harán a los desconocidos”, señala.

Ghobadi habla del humor y la ironía en la película a través del personaje de Negar.

Como este personaje, yo bromeo, frivolizo como única manera de sobrellevar los sinsabores de la vida, pero cuando me voy a la cama sólo me quedan las lágrimas.

“No puedo rodar un final feliz porque no puedo mentir”, añade. Esta tristeza personal es la que marca su filmografía (Las tortugas también vuelan o Media Luna) resultado también de un enorme coraje de seguir creando, pese a las dificultades, en su país.

4 comentarios

  1. Manuel

    La cultura libre, que hace pensar, que hace cuestionares el sistema establecido en cualquier país, que combate la injusticia, es cada vez mas perseguido y neutralizado de diversas maneras, el asesinato, la cárcel, la tortura, el aislamiento de su difusión etc., no interesa la cultura, la creatividad, la ideas que abren la mente de las personas, el siglo de la información esta lleno de paja que confunde y distorsiona la realidad, es una lucha desigual, el respirar de cualquier manifestación cultural que despierte mentes, es ahogado por cualquier sistema, no solo en Iran, donde un poder político y una religión suprime brutalmente cualquier manifestación creativa contra sus intereses, en una etapa de la historia se lanzo la consigna ” proletarios del mundo unidos” , hoy en día el conocimiento global de todas las culturas, el respeto y el intercambio de los pensamientos, es la clave para contrarrestar la tiranía de quienes quieren imponer sus interese a la nueva sociedad de conciencia global, que no colectiva, no se trata de pensar todos igual, ello empobrece el pensamiento, sino de compartir, de conocer, de crea una simbiosis cuyo objetivo es el bien real para toda la humanidad, no el beneficio de unos pocos.

  2. laura

    Me parece mentira que alguien pueda ir a la cárcel por una canción.¿Por qué permite la comunidad internacional que el presidente de Irán siga gobernando a sus anchas?¿Quién decide en que países se actúa para mejorar la situación de la población civil y en cuáles no?

  3. Jordi

    Considero que el titular “La censura, el velo de la cultura”, contradice lo que se expresa en el artículo. Como se puede hablar de libertad y tachar el velo de “censura”. El velo no de deja de ser un símbolo de la cultura árabe y que no se debe relacionar con la censura o imposición. Si se habla de la libertad, lo primero que se debe respetar es la libertad de la persona a mostrar su cultura.

  4. [...] iraníes que enseñan su realidad, que gritan lo que sucede en su país como es el caso de Bhaman Ghobadi quién en No ones knows about Persian cats (Nadie sabe nada de gatos persas) hace un recorrido por [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

De referencia

Allowing Gaps in Your Medical Treatment El fotográfico

Don’t delay getting medical care, following your doctor’s advice, and following up as prescribed. Failure to do so will become “evidence” that [...]
-->