Cooperación

Salud: Objetivo 0,1

100 millones de personas entran en la pobreza cada año porque no pueden pagar los gastos por servicios médicos

Para que se cumplan los Objetivos del Milenio, los gobiernos europeos tienen que destinar el 0,1 de su PIB a la salud de los países en desarrollo

Hoy es el Día Mundial de la Salud

Proyecto de salud en Honduras. (Javier-Bauluz/Piravan)

“Mi hermana embarazada, Aiah Abi Siaffa, falleció en el Hospital de Bo porque no podía costearse la cirugía. Otra, Hawa Ansumana, se desangró aquí después de dar a luz” el que habla es Sando Bendu, vecino de la Comunidad de Gbundorby en Sierra Leona. La mortalidad materna e infantil es devastadora en ese país en el que uno de cada siete niños muere antes de cumplir los cinco años por enfermedades que se pueden prevenir y curar.

Con esa situación de pobreza extrema, donde el 70 por ciento de la población vive con menos de un dolar al día, hacer frente a los gastos de la sanidad, que no es gratuita, es tarea imposible. “Las enfermeras piden dinero por nuestro tratamiento y el de nuestros hijos y si no lo tienes, tendrás que endeudarte o empeñar las cosechas de arroz y otros bienes como las plantaciones de cacao” asegura Sando. En algunos casos una sola consulta médica puede costar el salario de 25 días de un trabajador medio, según los datos que recoge el informe “Revisando la Realidad a 2010, El Tiempo corre para cumplir los ODM de Salud”,  de la red europea de ONG Acción por la Salud Global en la que está la española Médicos del Mundo.

Sando representa a los 100 millones de personas entran en la pobreza cada año porque no pueden pagar los gastos por servicios médicos. En su caso, la comunidad ha creado un fondo común con los beneficios que obtienen de la agricultura. “Pero las ganancias son pequeñas y no pueden cubrir las facturas médicas más grandes como la cirugía, por eso fallecen nuestros familiares y miembros de la comunidad”.

A la falta de recursos se suma el éxodo del personal sanitario. En países como Malaui, hay un médico por cada 10.000 personas, en España 33. En el Hospital Central de Kamuzu en Lilongwe no están cubiertas ni la mitad de las plazas de enfermeras. “Teníamos una excelente matrona en nuestro hospital, con experiencia, y de unos cincuenta años. Recibió una oferta de Escocia que no pudo rechazar, así que se fue y perdimos a esta maravillosa persona. La vi cuando volvió de vacaciones, estaba un poco cortada por esto pero dijo `tengo que alimentar a mi gente´. No puedes quedarte tan ancho y decir `Ah, estos trabajadores sólo corren tras el dinero´. No es así, es esencialmente una forma muy pervertida de explotar su pobreza. Y eso tiene que parar”, asegura Tarek Meguid, médico del hospital.

En el Hospital de Bwaila, 40 profesionales atienden 12.000 partos al año. “La mayoría de la población vive en zonas rurales y la gente con la que trato en las zonas rurales no pueden acceder a servicios de atención infantil para mejorar su asistencia médica. La mayoría están muy alejados de los hospitales e incluso si van al hospital, sólo hay una matrona que está allí durante 12 horas cuidando de los pacientes, así que no consigue atender a todos. Te cansas. Te frustras porque hay demasiado trabajo. Atiendes de 45 a 50 partos al día y eso es en 24 horas, con sólo dos turnos.” reconoce Ruth Mwala, enfermera del hospital.

Hace ya diez años, los 192 países miembros de las Naciones Unidas acordaron cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en materia de salud, se comprometieron a reducir en dos tercios la mortalidad infantil, en tres cuartos la mortalidad materna y a combatir el sida, la malaria y otras enfermedades. El tiempo pasa pero las cifras no van a mejor. El informe difundido por la red europea de ONG Acción por la Salud Global reclama que para que todavía estemos a tiempo de afrontar el reto marcado en 2005, que los países europeos tienen que destinar el 0,1 de su PIB a la ayuda sanitaria, España dedica el 0,045 por ciento, por tanto tendría que duplicarla. “Esta financiación debería canalizarse hacia el fortalecimiento de los sistemas de atención primaria gratuitos, poniendo a las comunidades al frente de la planificación, implementación y evaluación y garantizando el acceso universal a la salud”, asegura la red. Europa está a la cabeza en el ámbito de la cooperación oficial al desarrollo, pero no en el ámbito de la salud. A cinco años del 2015 las oportunidades empiezan a agotarse.

Las cifras

  • Cada minuto fallece una mujer de complicaciones en el embarazo o en el parto – no ha habido una reducción significativa en la mortalidad materna desde 1990.
  • Cada día unos 29.000 niños fallecen antes de cumplir cinco años – la gran mayoría de causas que se pueden prevenir.
  • Cada año la tuberculosis, el VIH y la malaria matan conjuntamente a más de cinco millones de personas – esto supone un coste de millones de dólares para las economías de países de rentas bajas.