Cooperación

Hambre en Níger

Níger sufre una de las peores crisis alimentarias que se recuerdan

Las inundaciones de este año han destruido cultivos y dejado a miles de personas sin hogar

Guidan Roumdji, región de Maradi, Níger. Distribución de alimentos suplementarios preparados. © MSF. Agosto de 2010.

La crisis alimentaria no es nueva en un país como Níger, es permanente, y cada año lo peor se agudiza entre los meses de mayo y septiembre. Pero este 2010 se ha superado. Las inundaciones y las fuertes lluvias han destruido los cultivos y han dejado a miles de familias sin hogar (al mismo tiempo, otras zonas del país siguen siendo castigadas por la sequía). En la capital, Niamey, el río Níger ha alcanzado su mayor nivel en más de 80 años. Más de 220 mil personas han sufrido las inundaciones en todo el país según la ONU. “Muchos cultivos que habrían dado alimentos cruciales a familias hambrientas han sido destrozados por las inundaciones. La gente que rezaba para conseguir lluvias para que sus cultivos crecieran lo ha perdido todo”, asegura el subdirector regional para África Occidental de Oxfam, Raphael Sindaye.

Níger (© Jean-Franáois Herrera/MSF)

Las organizaciones llevan meses advirtiendo de que este año se están enfrentando sobre el terreno a una de las peores crisis alimentarias que se recuerdan, en pleno siglo XXI. Médicos sin Fronteras ha tratado en los últimos 8 meses a 77.000 niños con desnutrición severa. “Debido al abrumador número de niños con desnutrición severa que necesitan tratamiento, las estructuras médicas gestionadas por el Ministerio de Salud están sobrecargadas. El estado de salud de estos niños a menudo es crítico, lo que incrementa el riesgo de muerte. Incluso en la situación más optimista, las tasas de mortalidad en los programas nutricionales son todavía altas, oscilando del 3 al 4%”, afirma Patrick Barbier, coordinador general de MSF en Níger. “Por este motivo, resulta crucial prevenir la desnutrición”.

Save The Children ha cuadruplicado el número de niños atendidos en las clínicas desde comienzos de año. En septiembre atienden a 2.400 niños y niñas menores de cinco años por semana, en enero a 609 en 7 días. A la falta de alimentos hay que sumar el peligro que las enfermedades. Las aguas estancadas contaminadas por cadáveres de animales son caldo de cultivo para los mosquitos portadores de malaria e incrementan el riesgo de contraer la enfermedad, así como infecciones respiratorias y diarrea, las mayores causas de mortalidad infantil. “Después de seis meses sin recibir una alimentación adecuada, los niños y niñas tienen muy poca resistencia ante las enfermedades. No hay nada que se pueda hacer para evitar que entren en contacto con agua contaminada. Por eso es crucial que nos aseguremos de que estos niños y niñas obtienen el alimento necesario para luchar contra las enfermedades y recuperarse de ellas” explica Lucía Losoviz, responsable de Programas Internacionales de Save the Children.

“Prevenir es encontrar la mejor forma de impedir que los niños contraigan desnutrición severa año tras año, disminuyendo la carga financiera, médica y logística creada por el tratamiento de tantos niños enfermos”, explica Susan Shepherd, coordinadora del grupo de trabajo sobre nutrición de MSF, su organización distribuye preparados a más de 143.000 niños, con leche, minerales y vitaminas, adaptados a las necesidades de niños en la primera infancia. Todo dentro de un plan elaborado junto con el Gobierno de Níger, UNICEF y el Programa para la Alimentación Mundial (PAM) de Naciones Unidas. La agencia de la ONU ya ha advertido de que no podrá llegar la ayuda prevista, valorada en 166 millones de euros si los países donantes no invierten más dinero. Oxfam denuncia la falta de presupuesto ha obligado al PAM a suministrar la ayuda alimentaria sólo a familias con niños menores de dos años, “la situación en África Occidental puede parecer increíblemente compleja y difícil de resolver”, asegura Raphael Sindaye de Oxfam, “pero si la comunidad internacional sólo invirtiera en un trabajo de predicción a largo plazo, podríamos asegurar que las familias son menos vulnerables a este tipo de sucesos, y también ayudaría a ahorrar dinero”.

Más info sobre

, , , , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie