ocultar/mostrar banner

Cooperación

Haití, cuando el remedio es casi peor que la enfermedad (II)

Que Haití no se recuperará del trauma de 2010 por muchos años es una verdad triste, pero aceptada.

Lo peor es que parte de la ayuda que recibe está minando la propia capacidad de los haitianos para salir adelante.

Una de las fosas comunes con víctimas del terremoto (Ramón Espinosa / AP Photo)

Que Haití no se recuperará del trauma de 2010 por muchos años es una verdad triste, pero aceptada. Lo peor es que parte de la ayuda que recibe está minando la propia capacidad de los haitianos para salir adelante.

La forma como se gastan los fondos de los donantes en Haití permite dar un vistazo a los problemas arraigados en el sistema de asistencia a cargo de agencias humanitarias, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el gobierno haitiano, según expertos de Oxfam.

“No importa cuánto dinero se destine mientras no haya un gobierno suficientemente fuerte para tomar decisiones”, dijo Martin Hartberg, autor de un informe de Oxfam divulgado el 6 de este mes y titulado “De la emergencia a la reconstrucción: Apoyar el buen gobierno de Haití tras el terremoto”.

Lo que se necesita es “que el propio gobierno asuma la responsabilidad”, declaró a IPS.

Las elecciones nacionales del 28 de noviembre sumieron a Haití en otra crisis. Los principales candidatos exigieron anular los comicios. Miles de ciudadanos no pudieron sufragar.

Una misión de observadores de la Organización de los Estados Americanos realiza un nuevo conteo de los votos, y se prevé una segunda vuelta electoral para fines de febrero, aunque el gobierno del presidente René Préval finalizará el 7 de ese mes.

“Necesitamos estabilidad política, porque de lo contrario ningún donante se verá incentivado a dar, y necesitamos un gobierno fuerte que pueda tomar decisiones”, dijo a IPS por correo electrónico Emmanuelle Schneider, portavoz de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) en Haití.

Pero independientemente del resultado de las elecciones, los donantes y las miles de organizaciones humanitarias en el terreno tienen que trabajar con los funcionarios haitianos a fin de traducir su dinero y sus esfuerzos en éxitos a largo plazo.

La Comisión Interina de Recuperación de Haití se creó para ese fin y para “garantizar que la planificación e implementación de los esfuerzos de recuperación estén liderados por los haitianos”, según su sitio web.

La Comisión, conducida por el ex presidente estadounidense Bill Clinton (1993-2001) y el primer ministro haitiano Jean-Max Bellerive, también instaló una Oficina de Desempeño y Anti-Corrupción para contribuir con la transparencia.

Sin embargo, el informe de Oxfam concluye que la Comisión no logró “mejorar la coordinación, desarrollar una infraestructura estatal ni hacer que donantes y gobierno se unan para conducir de modo efectivo el proceso de reconstrucción”.

La comunidad internacional también es responsable, por haber hecho demasiado poco para apoyar la buena gobernanza y un liderazgo efectivo en el país caribeño, según el estudio.

El terremoto del 12 de enero de 2010 destruyó 28 de los 29 ministerios. Un año después, los recursos y la capacidad del gobierno siguen muy limitados, dijo Hartberg.

Sin embargo, en vez de eludir a los funcionarios del Estado, donantes y agencias internacionales deberían ayudar a construir la infraestructura de Haití con habilidades, conocimiento y recursos económicos, agregó.

Según el informe de Oxfam, “las agencias de la ONU y algunas organizaciones no gubernamentales han replicado o ignorado completamente a los organismos gubernamentales existentes”, mientras que, simultáneamente, los donantes tienden a brindar ayuda directamente, a través de la ONU y de entidades de la sociedad civil, tanto haitianas como internacionales.

Esto condujo a una mala coordinación de aspectos fundamentales de la reconstrucción, sostiene el reporte.

Por ejemplo, la mayoría de los donantes aportaron dinero para construir viviendas transitorias, pero desatendieron el presupuesto para despejar unos 20 millones de metros cúbicos de escombros.

A consecuencia, un año después se removió apenas cinco por ciento de esos escombros y se construyeron solamente 15 por ciento de las casas temporarias.

Aunque es probable que miles de vidas se hayan salvado gracias al trabajo de organizaciones humanitarias en Haití, la manera como se distribuyan en el futuro los fondos y la asistencia puede ser tan importante como la ayuda misma.

No todos los ministerios son disfuncionales. Oxfam menciona la autoridad nacional de agua y saneamiento, algunos departamentos de los ministerios de Salud y Agricultura y muchos alcaldes como ejemplos de “instituciones capaces de asumir un rol de conducción en la recuperación”.

Pero los donantes también tienen que desembolsar los fondos que prometieron, y con transparencia.

Según la Oficina del Enviado Especial para Haití, para fines de 2010 se habían aportado efectivamente 63,6 por ciento de los 2.010 millones de dólares comprometidos para el año pasado.

Para los esfuerzos inmediatos de recuperación del país se prometieron 5.300 millones de dólares. El Banco Mundial dice que hasta ahora sólo se aportó alrededor de 1.200 millones.

Haiti Aid Watchdog, una organización no gubernamental con sede en Miami y Puerto Príncipe, dijo que transcurridos los primeros meses posteriores al terremoto, los esfuerzos de ayuda se hicieron cada vez menos visibles.

Aunque Haití cubrió en 2010 todo el espectro de desastres, desde el terremoto de enero hasta el brote de cólera en los últimos tres meses, las condiciones de vida para la vasta mayoría de la población ya eran funestas. Más de la mitad de los haitianos vivían con menos de un dólar diario, y uno de cada tres niños padecía desnutrición.

“La reconstrucción lleva tiempo”, dijo Hartberg, y ya “se demoró demasiado”

¿Tu banco te cobra comisiones por ayudar a Haití?

18.01.2010 · Juan Luis Sánchez

Las ONG y asociaciones de usuarios reclaman a las entidades financieras que eliminen por completo las comisiones en casos de emergencia. Los lectores nos cuentan sus experiencias

Leer más

Más info sobre

, , , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

3 comentarios

  1. Elevo mi canto ¡Haití! ¿Cuando te desenterraremos? Pues ya antes de revivir de los escombros los buitres con corbata y cajas fuertes se alimentaron con tus entrañas.
    Todo por hacer. Nada para olvidar.
    ¡Donad tan solo una hora de vuestro trabajo! Una hora por Haití.
    El mayor problema para reconstruir es letal de por si, todos los terrenos edificables son propiedades privadas, no exiten permisos.
    La buena noticia son las escuelas de madera que con nuestros esfuerzos se van levantando y donde los niños, el futuro, se sientan seguros.

  2. Fernando María Serrano

    Se ignora en forma muy evidente la acción de las brigadas sanitarias de Cuba en Haiti. Han eatdo desde el comeinzo del terremoto, y permanecen en él en codiciones nada fáciles, trabajando denodadamente con un espíritu internacionmalista y solidario muy encomiable.
    Existen organizaciones que tienen un marketing notable y reciben publicidad anivel mundial de tal magnitud que si se utilizace para retratar el drama real de Haiti, seguramente serían mucho más útiles, y se transformarían en mejores y mayores insumos técnico-sanitarios y mayor efectividad en el heroíco accionar de los sanitaristas. Los heroícos profesionales de la misión cubana en Haiti trabajan prácticamente a pulmón. Las fuerzas de las misiones cubanas tiene su techo lógico. Cuba atraviesa dioficultades económicas perfectamente entendibles, y sin embargo trata denodadamente de mantener su presencia en el campo de estos acontecimientos tan trágicos. Creo que los que podemos deberíamos colaborar con la noble tarea que se está realizando en uno de los países más pobres del mundo. No tenemos porqué dar enormes donativos, si bien son importantes, es también clave que los que allí trabajan sé sientan acompañados por el afecto de sus compatriotas, en el caso de los argentinos. No olvidemos que mientras muchos de nosotros planificamos nuestras vacaciones, hay en Haiti jóvenes argentinos (médicos egresados de universidades cubanas) que luchan contra el virus del cólera más letal que se conoce. Si no podemos hacer más, por lo menos pensemos en ellos y ellas, que podrían ser nuestros hermanos o hijos. Y esta noche no hay salidas a bailar para ellos! Acerquémonos a las entidades como AFEAC de la Argentina,(ver en facebook) y veamos si en algo podemos colaborar, todo ejercicio de la buena voluntad sera apreciado y muy bien recibido. Si podemos hacer donaciones da algún tipo ellas llegarán a destino con absoluta seguridad. Muchas gracias compañeros…

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

La Madeja de Ariana

Zarlasht La Madeja de Ariana

Una presentadora de televisión de quince años orienta a jóvenes en centros de rehabilitación y detención juveniles “Tenemos que empoderar a [...]

Sociedad civil

image

Guinea-Bissau: así reducimos la mortalidad infantil Crónicas contra el olvido

Nuestra pediatra Beatriz Valle ha regresado hace unas semanas de Guinea-Bissau con buenas noticias. Desde que empezamos a trabajar en el servicio de pediatría [...]
-->