Cooperación

35 mil fichas contra la pobreza

35 mil firmas piden a Zapatero que mueva ficha para acabar con la pobreza, ahora que España preside la UE

Exigen un calendario de plazos para alcanzar el 0,7% del PIB en ayuda al desarrollo antes de 2015

Las distintas piezas clave derriban a la pobreza a las puertas del Palacio de la Moncloa

Si 35.000 personas se han puesto de acuerdo, 27 también pueden, pinta fácil. Ese es el mensaje que ayer llevaban en la cartera la Coordinadora de ONG, Intermón Oxfam, Amnistía Internacional, la Alianza contra la Pobreza y la Campaña del Milenio. Un mensaje y 35.000 firmas que entregaron ayer a Jose Luis Rodríguez Zapatero, como Presidente de turno de la UE, con las que piden a Europa más compromiso para acabar con la pobreza y una posición común de los 27 países que la conforman de cara a la Cumbre de revisión de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de septiembre. La entrega de firmas coincide con el inicio en Luxemburgo del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación de la UE donde se cocina la propuesta que los Jefes de Estado aprobarán a final de mes.

Argumentos

“Los Objetivos de Desarrollo del Milenio han sufrido un freno e incluso un retroceso en los últimos años” afirma Eduardo Sánchez de la Coordinadora de ONG de Desarrollo-España y de la Alianza Española Contra la Pobreza. En un mundo donde 1.000 millones de personas no tienen qué comer, “hoy más que nunca necesitamos líderes capaces de demostrar sus compromisos y que impulsen un plan para alcanzar los Objetivos del Milenio en los próximos cinco años”.

Una de las "fichas clave" para acabar con la pobreza (Amnistía Internacional)

“Los compromisos con los más pobres no pueden ser pañuelos de usar y tirar. La crisis actual no puede ser un nuevo escudo tras el que esconderse”, asegura Irene Milleiro de Intermón Oxfam. Sólo cinco países cumplen el 0,7%, a pesar que el compromiso nació hace 40 años. “Necesitamos legislaciones vinculantes en los distintos países que obliguen a los gobiernos a cumplir este objetivo. Se precisa que a cada euro destinado a la ayuda al desarrollo se le saque el mayor jugo posible y que se busquen nuevas fuentes de financiación, como la implantación de un impuesto a las transacciones financieras y la lucha contra los paraísos fiscales y la evasión fiscal”.

“Los ODM supusieron la promesa de un futuro más justo para las personas empobrecidas del mundo, pero es imprescindible actuar ya para que los derechos humanos sean la base de las iniciativas para erradicar la pobreza”, recuerda Ángela Iranzo de Amnistía Internacional. “Se calcula que el 70 por ciento de las personas que viven en la pobreza son mujeres, discriminadas por su género. La UE tiene ahora la posibilidad de impulsar medidas comunes que acaben con todo tipo de discriminación. También es hora de que la libertad de expresión y asociación se reconozcan para asegurar el alcance de los ODM y de que los Gobiernos impulsen mecanismos adecuados de rendición de cuentas para que la población pueda defenderse si sufren violaciones de sus derechos, reconociendo en sus legislaciones que los derechos económicos, sociales y culturales pueden ser reclamados ante la Justicia”.

Su propuesta:

  • Un calendario con plazos vinculantes para cada país para cumplir con el compromiso de llegar al 0,7% en ayuda al desarrollo antes de 2015
  • Medidas para mejorar la eficacia de la ayuda, tales como la eliminación total de la ayuda ligada, el aumento de la previsibilidad y la mejora de la transparencia de la información sobre su uso, o lograr que la condicionalidad esté basada exclusivamente en avances en materia de gobernabilidad y respeto a los derechos humanos, entre otras
  • Herramientas de lucha contra la evasión fiscal y los paraísos fiscales, así como nuevas fuentes de financiación para el desarrollo, tales como la adopción de un impuesto sobre transacciones de divisas de la zona euro, que permitan destinar recursos adicionales a la erradicación de la pobreza
  • Medidas específicas que garanticen la no discriminación, la igualdad de género, la participación  y la rendición de cuentas, asegurando así el cumplimiento de las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos
  • La Coherencia de Políticas para el Desarrollo: asegurar que todas las políticas de la UE y sus Estados miembros concuerdan con los objetivos de desarrollo y no los socavan, en consonancia con lo previsto por el Tratado de Lisboa